18/4/11

Poema de María Teresa Andruetto

8 comentarios:

Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Una madre como la tuya, siempre enseña. Ve el vaso lleno, educa, enseña.
Al final de la charla: asimilaste el mensaje.
En el diario hablaron de tu libro.
En síntesis, de lo bueno, destacable, enriquecedor, valioso.
Un abrazo
Me encantó el poema y mas escuharte.

19 de abril de 2011, 19:41  
Blogger ©Claudia Isabel ha dicho...

Me encanta el poema, además hay una identificación total.
Un placer

19 de abril de 2011, 21:21  
Anonymous Roxana Palacios ha dicho...

bello poema, bella voz; besos, Ro

19 de abril de 2011, 23:40  
Anonymous Anónimo ha dicho...

muy realista y hermosa voz
felicitaciones
anahí Duzevich Bezoz

19 de abril de 2011, 23:42  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Te quiero tanto que escucharte es un placer siempre y muchos de tus poemas, muchísimos que sabés de memoria cuales, me hacen sentir lo tuyo como una vivencia personal y claro, se tocan en algún punto, quien no habla de una madre, de una hermana...
Felicitaciones a Gus por este trabajo y a la autora que pone tan orgullosos a los cordobeses.

Lily Chavez

20 de abril de 2011, 9:26  
Anonymous Anónimo ha dicho...

gracias tere, gracias por hacenos entrar en lo cotidiano, ese mundo profundo que florece en tu voz y tu palabra y te deja latiendo
gracias, delicioso todo!
un beso, francisco

20 de abril de 2011, 12:53  
Blogger Máximo Ballester ha dicho...

Me encantó la resolución, cómo nos llevás hablando de tu madre, el país, las cosas cotidianas hasta el final que es precioso. Muy bueno, un placer. Saludos.

21 de abril de 2011, 18:54  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Que lindo escucharte Maria Teresa!
El final del poema endulza el alma y disuelve toda tristeza toda...
Un gran abrazo,
Montse Bertran

2 de mayo de 2011, 23:01  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal